10 cosas que jamás debes hacer en una entrevista de trabajo

Cuando recibimos la llamada de un reclutador para entrevistarnos, obviamente deseamos quedar seleccionados. Sin embargo, para lograrlo, hay 10 cosas que jamás debes hacer en una entrevista de trabajo.

En primer lugar, debes tomar en consideración que no hay una fórmula mágica para obtener un puesto de empleo, pero, la entrevista personal sí que es una de las fases más importantes y, por lo tanto, la mejor ocasión para dejar una buena marca. Por ello, queremos compartir contigo algunas cosas que debes evitar a fin de que tengas más posibilidad de ser seleccionado.

Lo que jamás debes hacer en una entrevista de trabajo

Llevar compañía

El problema con los acompañantes es que puede pensar que eres una persona con inseguridad. Llegar con tu mamá, tu pareja o alguna amistad a una entrevista de trabajo no es nada profesional, sobre todo si se trata de una empresa importante. Es importante aclarar que hay casos y situaciones que ameritan que llegues con alguien, pero por favor trata de evitarlo.

Ser impuntual

Luego de llevar acompañantes, la impuntualidad es quizá el segundo pecado capital que puedes cometer. Llegar con impuntualidad a una entrevista de trabajo denota desde el principio que eres una persona que no acata horarios y difícilmente podrá adaptarse al ritmo de la compañía. Ser impuntual también dice mucho de una persona. Lo que el entrevistador percibe es que la persona no está interesada o es alguien irresponsable. Sin embargo, también conviene no llegar con demasiada anticipación, esto podría ser descortés o denotar desespero; la situación es mucho más grave si se pretende adelantar la hora de la entrevista por el hecho de haber llegado antes, pues, no se puede llegar a disponer del tiempo del entrevistador.

Hacer interrupciones

Es cierto que durante el proceso de entrevista tal vez se quiera aclarar un punto o expresar una idea, pero lo peor que puedes hacer es interrumpir a tu entrevistador. Esto se puede interpretar de muchas formas, y quien te entrevista puede pensar que eres una persona con poca educación, o con problemas de ansiedad. Lo más preciso es esperar con paciencia hasta que el entrevistador termine de exponer sus ideas, y solo después exponer tus puntos de vista, o hacer las preguntas que consideres pertinentes.

Mostrar desinterés o tener aspecto de cansancio

Si no has tenido una buena noche, trata de tomar café, lucir despierto y mostrar tu mejor rostro, si realmente deseas ese puesto. Si tu interlocutor percibe cansancio, bostezos, desinterés, o te nota con agitación, mirando la hora constantemente, entonces simplemente te descalificará. Recuerda que ese primer encuentro es una ocasión decisiva, y tu primera impresión será la que quede grabada en los entrevistadores, así que procura dar lo mejor de ti.

Decir mentiras

Aparte que los entrevistadores podrían investigar para corroborar los datos y conocer la verdad (por medio de las referencias y contactando jefes de tus trabajos previos), también entra en juego toda tu reputación ¡y recuerda que tu desempeño en este trabajo también se convertirá en una futura referencia!

¿Qué queremos decir con ello?  Si mientes diciendo que eres experto en un área, consigues el trabajo y luego tu desempeño es fatal, esto más bien podría arruinar tu carrera desde el inicio.

¿Qué hacer entonces? Si realmente no tienes dominio en un área, o no comprendes un tema, entonces puedes dar una respuesta inteligente. Puedes decir que posees el entusiasmo y los recursos para aprender rápido y dar lo mejor de ti. Conviene preguntar de qué trata lo que se te pide y ser honesto. Comienza siempre con la verdad.

No tener una idea clara sobre las operaciones de la empresa

Este es otro gran error, pero se puede evitar leyendo la misión, visión y valores que maneja la compañía, así podrás observar qué clase de perfil tiene más posibilidad de ingresar, si los arriesgados, jóvenes, con experiencia, metódicos, u otros. Si haces esta investigación previa, al llegar a la entrevista ya sabrás qué terreno estás pisando y podrás dar respuestas más acertadas.

No responder

Trata de no quedarte en silencio, esos espacios sin palabras suelen salir costosos. Pues, los entrevistadores también quieren ver tu capacidad imaginativa e inmediatez de respuesta ante preguntas fuera de contexto para observar cómo podrías resolver situaciones inesperadas en la empresa.

Descuidar tu lenguaje

Tanto el lenguaje oral como el gestual son importantes. Si te sientes cómodo en la entrevista, esto no quiere decir que debas comenzar a expresarte de forma coloquial, como si los entrevistadores fuesen tus amigos. De igual modo, debes cuidar tus expresiones corporales evitando mirar a las esquinas, mirar al techo, cruzar los brazos, mover un pie de forma nerviosa, parpadear muchas veces, entre otras. Si es posible, ensaya en casa, frente a un espejo, de modo que cuando te presentes en la entrevista, tus respuestas y el lenguaje se vean lo más naturales posibles.

Hablar de más

Con ello nos referimos a expandirte en las respuestas, llegando al extremo de decir cosas irrelevantes o, peor aún, contar cosas de tu vida privada. Ten en cuenta que los entrevistadores disponen de un tiempo preciso, y perder tiempo valioso impedirá que la entrevista se enfoque en tus puntos fuertes.

Tener tu móvil con el sonido activado

Recibir llamadas o mensajes durante la entrevista puede romper el hilo comunicativo que se lleva, además que es desagradable y de poca educación. Simplemente colócalo en silencio, o apágalo.

Sigue estas recomendaciones y tendrás parte del éxito asegurado. Tal vez suene repetitivo u obvio, pero, por favor, no mastiques chicle. Algunas personas cometen este error que es tan básico.

Si necesitas tu goma de mascar para calmar tus nervios, simplemente tírala antes de entrar al lugar de la entrevista.

Otro punto importante es tener presente que has ido a la entrevista para ganar un puesto, no para generar discusiones. Así no estés de acuerdo con algún punto, jamás generes un clima de agresividad, así que evita responder con dureza o tener una actitud a la defensiva.

La mejor recomendación en este caso es tratar de permanecer lo más sereno posible mientras transcurre la entrevista.  Por último, recuerda llevar tus soportes como diplomas y certificaciones obtenidas y sobre todo la mejor actitud.

¡Cuéntamos que le pareció este artículo – Su opinión es importante para nosotros.

¡Si te gustó, comparte el artículo con tus redes sociales!

RECIBE LOS 5 SECRETOS PARA CERTIFICARTE

Escribe tu email en el siguiente formulario y le enviaremos la guia a su email

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Recibe Gratis el "TaskList" para crear tu Página de Internet