5 Formas efectivas para manejar el estrés laboral

Aunque adoremos nuestro trabajo, es posible llegar a sentir que las tareas nos sobrepasan y que simplemente no podemos más.

Más de una persona que ama su trabajo ha deseado tomar un descanso largo, y esto no quiere decir que esté mal.

Al contrario, es un cuadro muy frecuente el padecer estrés laboral, sobre todo cuando las condiciones que acompañan el ambiente, o factores personales, no son los mejores.

Por ello, queremos compartir contigo 5 formas efectivas para manejar el estrés laboral que seguramente te ayudarán mucho.

Pero, antes de esto, es necesario saber cómo se produce el estrés laboral, o qué situaciones pueden desencadenarlo, a fin de aminorarlo, mediante la comprensión de su aparición.

 Causas del estrés laboral

Las causas para cada persona pueden variar, sin embargo, las más usuales son estas:

  1. Exceso de trabajo: ocurre cuando las tareas son abundantes o cuando no existen horas planificadas, sino que se trabaja gran parte del tiempo, sin dejar espacio para el ocio.
  2. No hay limitación en las responsabilidades: tiene lugar cuando una sola persona cumple muchas funciones, o debe atender a un número grande de personas, sin ningún apoyo.
  3. Condiciones de trabajo extremas: como, por ejemplo, cuando se está bajo riesgo en el lugar de trabajo, hay contaminantes, líquidos dañinos o químicos con alta toxicidad. También se incluyen los ruidos fuertes, o cualquier otro tipo de contaminación.
  4. Pensamientos obsesivos con el futuro: muchas veces, surge ansiedad cuando se piensa en exceso con la posibilidad de un despido o proyectos que en el futuro pueden salir mal.
  5. Sensación de estancamiento: la cual se da cuando el empleado siente que no asciende en su carrera, y no ve la posibilidad de que ocurra.
  6. Mala gestión en la gerencia: ocurre mayormente cuando la empresa concede pocas horas para el descanso, no permite que los trabajadores decidan o que se sientan escuchados, hay poca organización, poco o ningún orden con los horarios y los empleados no pueden equilibrar su vida personal con la laboral.
  7. Conflictos: muchas veces, el estrés laboral aparece porque los empleados no tienen buenas relaciones interpersonales dentro de la empresa, o atraviesan conflictos con sus compañeros o jefes inmediatos.

¿Cómo sé si tengo estrés laboral?

Para saber si padeces estrés laboral, revisa este conjunto de reacciones y evalúa si presentas varias de ellas.

Los síntomas pueden ser físicos, emocionales o cognoscitivos. Entre ellos, destacan:

  • Dolor de espalda
  • Problemas cardíacos
  • Depresión
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Malestar estomacal
  • Problemas en las relaciones interpersonales
  • Irritabilidad, o ira
  • Rigidez en el cuello
  • Dificultad para concentrarse o memorizar
  • Sudoración, entre otros

¿Cómo manejar el estrés laboral?

Si el estrés que comienza en el trabajo no es abordado, puede empeorar, causar depresión e interferir de manera negativa con las relaciones en nuestro entorno, incluso en el ámbito familiar.

Algunas recomendaciones que podemos seguir para aprender a manejarlo, son las siguientes:

  • Aprender a tomar descansos: no tienen que ser unas largas vacaciones, basta con un poco de descanso para que nuestra mente se despeje. Una buena idea es tomar un paseo o caminar una media hora. Los mejores lugares son aquellos en los que estamos en contacto con la naturaleza. (Se vale cerrar los ojos y hacer ejercicios de respiración si estamos en la oficina y no podemos salir en ese momento).
  • Conocer nuestras responsabilidades: nos ayudará a establecer límites y comprender cuando el trabajo culmina para nosotros y comienzan las tareas de nuestros compañeros. Esto también nos da más control sobre el ejercicio de nuestras labores y podremos sentir más comodidad, además de tener más rendimiento en lo que sí nos corresponde hacer.

Quizá te interese leer: https://incube2.com/7-secretos-para-ser-el-mejor-profesional/

  • Trabajar con horarios: y planificar bien nuestro tiempo. Gestionando el tiempo de la manera correcta podremos llegar a casa sin tener tareas acumuladas o ir a la cama pensando lo que resta por hacer. Esto también nos permite tener disponibilidad para compartir tiempo de calidad con nuestra familia.
  • Priorizar las tareas: y comenzar por aquellas que tienen más complejidad. Cuando sintamos menos energía, al final del día, solo nos restarán las tareas sencillas y podremos hacerlas sin dificultad.
  • Tener expectativas reales: reconocer que somos seres humanos y habrá un número de cosas que no podremos hacer. Esto debemos conversarlo con nuestro jefe, es decir, hacerle saber el número de tareas que podemos realizar por día.
  • Apagar los dispositivos al llegar a casa: o evitar su uso al momento de la cena o el descanso. Evitar revisar el correo cuando estemos en la cama. Es importante comprender que algunas tareas simplemente se quedan en la oficina, o son atendidas dentro del horario estipulado, y no cuando estamos en nuestro descanso.
  • Destinar tiempo para actividades de ocio: o de entretenimiento. Este punto es muy importante porque nos permite desconectarnos del trabajo y luego retomarlo con más fuerza y ánimo. Leer, ver una película, compartir con familiares o amigos pueden ser momentos muy amenos.
  • Practicar técnicas de relajación: o hacer yoga, pilates o talvés medicación. Si no disponemos de tiempo, con un poco de disciplina podremos hacerlo en casa.
  • Conversar con el jefe: si consideramos que necesitamos un descanso, un día libre porque estamos saturados, o si sentimos que estamos expuestos a condiciones de trabajo perjudiciales o peligrosas.

Siguiendo estas recomendaciones, podremos manejar el estrés laboral de una buena manera. También, podemos recurrir a técnicas respiratorias o de relajación muscular progresiva o focalizada.

Un ejercicio que también resulta de gran ayuda es traer a nuestra mente imágenes que puedan relajarnos, o sonidos placenteros.

Adicionalmente, debemos tener en cuenta que también es necesario llevar un estilo de vida que nos permita sentir bienestar.

Por ejemplo, llevar una dieta balanceada, dormir al menos ocho horas, seguir un horario saludable para ingerir las comidas, hacer ejercicios, evitar cigarrillos, exceso de cafeína o alcohol, entre otras. Siempre es importante consultar con su médico y hacerse los análisis preventivos para ver como se encuentra la máquina más importante de su vida, su cuerpo.

Estas pautas tienen el alcance de impactar positivamente en nuestra vida. Comienza a ponerlas en práctica y verás los resultados.

¡Cuéntamos que le pareció este artículo – Su opinión es importante para nosotros.

¡Si te gustó, comparte el artículo con tus redes sociales!

RECIBE LOS 5 SECRETOS PARA CERTIFICARTE

Escribe tu email en el siguiente formulario y le enviaremos la guia a su email

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 

Recibe Gratis el "TaskList" para crear tu Página de Internet